Show simple item record

dc.creatorDaníes L., Carlos Alberto
dc.creatorPeñaranda Canal, Fernando
dc.date.accessioned2019-07-03T14:56:18Z
dc.date.available2019-07-03T14:56:18Z
dc.date.created1941
dc.identifier.urihttps://repositorio.unal.edu.co/handle/unal/72147
dc.descriptionEsta es una de las enfermedades de la vid que más importancia tienen desde hace cincuenta años. En tanto que la filoxera, el Oidium y la Pudrición Negra, han dejado de inspirar serias inquietudes entre los agricultores, el Mildeu, continúa siendo el principal peligro en las regiones vitícolas. El ataque de 1915, en Francia, redujo la cosecha de 40 a 50 millones de hectolitros, que es la producción promedia, a 17 millones. Los híbridos de resistencia parcial, han sufrido pérdidas notables, lo cual les ha hecho perder el prestigio que tenían como fuertes productores. Los órganos de reproducción del parásito que causa el Mildeu de la vid, emiten unos filamentos que penetran por los estomas de los órganos; se desarrollan en el interior de los órganos verdes, donde alteran sus tejidos; envían, luego, al exterior, fructificaciones que aparecen bajo la forma de una borra blanca; estas fructificaciones, llevan semillas que se dispersan como granos y germinan en el agua para continuar la evolución. La acción del parásito sobre los tejidos, da a los órganos de la vid caracteres que permiten conocer fácilmente la enfermedad, al examen microscópico. El Mildeu sólo ataca los órganos jóvenes, aún verdes; los sarmientos lignificados y los órganos de más edad, lo mismo que las partes subterráneas, no son atacados. Los distintos estados del desarrollo del parásito han recibido diversos nombres en viticultura: la penetración de los filamentos al órgano, lleva el nombre de: "diseminación"; viene, luego, la llamada "incubación", en la cual el desarrollo de los filamentos, en el interior de los tejidos, no provoca manifestaciones exteriores visibles. La primera manifestación exterior de la enfermedad, es llamada: "aparición" o, más frecuentemente: "invasión". Este último término es más usado, aunque, etimológicamente, es impropio. Los viticultores, no pueden señalar la invasión del Mildeu, sino cuando éste hace su aparición externa, tomando, erróneamente, como fecha de la invasión el día en que ésta se ha hecho visible; y se toma el nombre de "contaminación" para la verdadera "invasión". Entre la contaminación y la aparición, (para el vulgo, "invasión"), se presenta un intervalo que puede ser hasta de 28 días pero, que según Ravaz, es de siete días, más o menos, para el período normal de la aparición de la enfermedad.
dc.formatapplication/pdf
dc.publisherUniversidad Nacional de Colombia - Sede Medellín
dc.relationhttp://revistas.unal.edu.co/index.php/refame/article/view/37496
dc.relation.ispartofUniversidad Nacional de Colombia Revistas electrónicas UN Revista Facultad Nacional de Agronomía Medellín
dc.relation.ispartofRevista Facultad Nacional de Agronomía Medellín
dc.relation.ispartofseriesRevista Facultad Nacional de Agronomía Medellín; Vol. 4, núm. 10 (1941); 1009-1040 2248-7026 0304-2847
dc.subjectEnfermedad de las plantas
dc.subjectMildeu de la Vid.
dc.titleMildeu de la vid
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/article
dc.type.spaArtículo - Article
dc.type.hasversioninfo:eu-repo/semantics/publishedVersion
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccess
dc.identifier.bibliographicCitationDaníes L., Carlos Alberto and Peñaranda Canal, Fernando (1941) Mildeu de la vid. Revista Facultad Nacional de Agronomía Medellín; Vol. 4, núm. 10 (1941); 1009-1040 2248-7026 0304-2847 .
dc.identifier.eprintshttp://bdigital.unal.edu.co/36620/


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record